Puerto San Julian

El municipio de Caleta Olivia alquiló en Río Gallegos una oficina propiedad de Máximo Kirchner.

El municipio de Caleta Olivia alquiló uno de los inmuebles de la familia Kirchner en Río Gallegos, por un monto total de $6.7 millones de pesos. El contrato, que fue firmado por el intendente kirchnerista Fernando Cotillo, y Matías Bezi en representación de Máximo y Florencia Kirchner establece que el inmueble alquilado, será utilizado para tareas administrativas del municipio distante a 700 kilómetros de la sede municipal.

Según reveló el programa La Cornisa emitido por la señal LN+, el contrato celebrado en agosto entre el municipio de Caleta Olivia y el condominio integrado por el diputado nacional Máximo Kirchner y su hermana Florencia Kirchner – luego que su madre Cristina Kirchner les cediera casi la totalidad de los inmuebles de la sucesión Néstor Kirchner – se realizó por tres años y estableció un pago de alquiler mensual de $100 mil los primeros seis meses en tanto que los últimos seis meses el municipio terminará pagando a los Kirchner cuotas mensuales de $305 mil.

En representación de los hermanos Kirchner firmó el actual gerente en YPF y exdiputado provincial, Matías Bezi.

El inmueble alquilado desde el 1 de agosto pasado está ubicado en la Avenida Presidente Néstor Kirchner de Río Gallegos, en pleno centro de la ciudad y hasta noviembre del 2017 funcionó la inmobiliaria Sanfelice, Sancho y Asociados. Durante los allanamientos ordenados por la justicia federal en el marco de las causas de los Kirchner, denunciaron que en el interior de la inmobiliaria se encontró una bóveda.

Los videos muestran el estado del inmueble en 2018.

El inmueble tiene 366 metros cuadrados, y fue adquirido por Néstor Kirchner en 2006. Meses después, la inmobiliaria Sanfelice, Sancho y Asociados se mudaría a este local y Máximo Kirchner se sumaría en su trabajo diario, dado que tenía a su cargo, también la administración de las propiedades de la familia Kirchner, que incluía el cobro de alquileres a empresas de Lázaro Báez.

En esa misma inmobiliaria, Máximo Kirchner supo instalar su búnker político, también allí montó una oficina su prima Romina Mercado. En el corazón de la propiedad se encontraba lo que fue el despacho de Máximo, detrás del cual, -según se reconstruyó tras los allanamientos-, se encontraba una bóveda de doble puerta: la primera puerta era común, la segunda blindada y conectaba con la bóveda. El hallazgo valió una denuncia en la justicia federal de la abogada Silvina Martínez.

La propiedad permanece cerrada desde finales del 2017 cuando Osvaldo Sanfelice, socio de los Kirchner, se mudó hacia otra sede. Eso explica por qué los nuevos inquilinos deberán realizar refacciones de cañerías de agua, instalaciones eléctricas, pisos, humedades, filtraciones en el techo, reparación y limpieza de canaletas, según consta en el contrato. Por esta razón, los primeros cinco meses de alquiler serán condonados a favor del municipio de Caleta Olivia, a cuenta de los arreglos que deberá realizarse en el edificio.

Caleta Olivia es la segunda ciudad en importancia de la provincia, el actual intendente Cotillo fue vicegobernador entre 2011-2015 y siempre integró el pelotón aspirante de candidatos kirchneristas para ocupar la gobernación. El miércoles pasado la gobernadora Alicia Kirchner anunció obras de infraestructura y aportes destinados a la comunidad de Caleta Olivia por un total que supera los 667 millones de pesos.

La inmobiliaria.

En el marco de la causa Los Sauces, que investigó a la familia Kirchner y a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López como integrantes de una organización de lavado, la justicia realizó el allanamiento a la propiedad en 2018. El fallecido juez federal Claudio Bonadio intimó a la inmobiliaria a pagar el alquiler por este inmueble que entonces estaba dentro de la Sucesión Néstor Kirchner, y a presentar el contrato que los habilitaba a permanecer allí.

Los socios Osvaldo Sanfelice, Carlos Sancho y Romina Mercado se negaron a hacerlo durante meses. Luego del desalojo del inmueble, Máximo y Florencia Kirchner presentaron un escrito realizando un insólito pedido: reclamaron al juzgado que permanezca un cuadro de Néstor Kirchner en la oficina principal y que el inmueble no se alquile.
Fuente: Mariela Arias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *